Abel Ferarra se mudó a Italia por una chica a la que llamó

Ferrara dijo que fue a rehabilitación cerca de Nápoles y, después de estar sobrio, conoció a su esposa Christina.